Tratamiento Queratocono mediante anillos corneales


Queratocono

¿Qué es el Queratocono?

El queratocono es un trastorno progresivo de la córnea (la parte transparente que recubre la zona de color del ojo). La forma y la transparencia de esta estructura ocular son fundamentales para una correcta visión. En el queratocono se produce una deformación y un adelgazamiento progresivos, de manera que la córnea va poco a poco protruyendo hacia delante. Adopta una forma cónica irregular , a diferencia de las córneas normales que son esféricas. Queratocono literalmente significa “córnea en forma de cono”.

Síntomas de la enfermedad

En la mayoría de los casos, las personas con queratocono temprano o inicial, notan visión ligeramente borrosa y consultan al médico en busca de lentes correctoras (gafas) para leer o conducir.

En los estudios iniciales, los síntomas del queratocono no son, por lo general, muy diferentes de aquellos que caracterizan cualquier defecto de refracción ordinario (por ejemplo miopía o astigmatismo).

A medida que la enfermedad progresa, la visión se deteriora, a veces rápidamente. La agudeza visual empeora cualquiera que sea la distancia, y la visión nocturna suele ser más bien pobre.

En algunos individuos la visión en uno de los ojos es marcadamente peor que en el otro. Algunos desarrollan fotofobia (hipersensibilidad a la luz), fatiga ocular por desviar la mirada para poder leer, o escozor en el ojo. Alternativamente, puede suceder que la sensación de dolor sea leve o inexistente. La visión borrosa y distorsión de las imágenes, son los primeros síntomas, que aparecen normalmente al final de la primera década de vida y a principios de la segunda. La enfermedad a menudo progresará lentamente durante 10 ó 20 años, tras los cuales se detendrá.

En los primeros estudios, la visión puede estar sólo ligeramente afectada, causando deslumbramiento, sensibilidad a la luz, irritación. Cada ojo puede estar afectado aunque el grado evolutivo puede ser diferente. La córnea se va adelgazando y deformando ocasionando un astigmatismo cada vez más elevado que no puede ser tratado mediante gafas. Esta circunstancia es uno de los puntos clave para sospechar un queratocono incipiente.

Desenfoque en las imágenes que refieren algunos pacientes con queratocono

Queratocono (3)Antes de llegar a la cirugía, es recomendable evaluar la opción de la lente de contacto para determinar si las características del queratocono son propicias para éste y valorar la corrección visual necesaria. La lente de contacto ofrece la posibilidad de corregir la visión significativamente, en diferentes proporciones dependiendo de cada caso, sin la necesidad de incurrir en los riesgos y los costos que una cirugía puede representar.

Causas que provocan esta enfermedad

La causa del queratocono es todavía desconocida a pesar de las investigaciones que se están llevando a cabo. El papel de la herencia está por determinar. Alrededor de un 10% de los pacientes afectos de queratocono tienen un familiar también afectado.

Se han descrito asociaciones con otras enfermedades (síndrome de Down, síndrome de Turner, síndrome de Ehlers-Danlos, síndrome de Marfan, atopia, osteogénesis imperfecta o prolapso de la válvula mitral) así como a enfermedades oculares (queratoconjuntivitis vernal (alérgica), amaurosis congénita de Leber, retinosis pigmentaria, esclerótica azul, aniridia y ectopia del cristalino entre otras). Como factores predisponentes se han descrito el uso de lentes de contacto duras, y el frotamiento constante y vigoroso de los ojos.

¿Cuándo es el momento de ir al doctor para su diagnóstico y tratamiento?

El queratocono generalmente puede diagnosticarse en la consulta del oftalmólogo examinando la córnea con lámpara de hendidura. Los casos tempranos requieren una topografía corneal , examen incruento que proporciona un mapa topográfico de la curvatura de la córnea.

El espesor corneal en los estadíos avanzados donde el adelgazamiento es importante se mide mediante una prueba indolora llamada paquimetría .

Factores o Grupos de riesgo

Generalmente el Queratocono se manifiesta en la pubertad y progresa lentamente conforme transcurren los años. Generalmente el Queratocono se manifiesta en ambos ojos aunque su evolución puede ser bastante asimétrica.

¿Cuál es el tratamiento?

No hay medicinas u otras medidas terapéuticas para prevenir el progreso de la enfermedad. La estrategia terapéutica dependerá de la fase en la que se encuentre el queratocono. Los casos incipientes pueden ser tratados con gafas o lentes de contacto especialmente diseñadas para esta afección. Es importante evitar el frotamiento de los ojos pues puede favorecer el adelgazamiento corneal y empeorar los síntomas. Cuando la visión no mejora con gafas o lentes de contacto, se plantean las opciones quirúrgicas. Las más importantes son las siguientes:

Anillo intraestromal de Ferrara insertado en la córnea de un paciente con un queratocono.

Queratocono (6)Anillos intraestromales : se introducen en el espesor de la córnea segmentos en forma de anillo, de material inerte, sin riesgo de rechazo, para aplanar y regularizar la superficie corneal. Sus indicaciones principales son la intolerancia a lentes de contacto y los casos de conos evolutivos en pacientes de joven edad. Los tipos de anillos más conocidos son los de Ferrara y los de tipo Intacs, con escasas diferencias entre ambos tipos.

Trasplante de córnea en paciente afecto de queratoconoQueratocono (7)

Trasplante de córnea : se realiza en casos avanzados, especialmente con cicatrización corneal importante que comprometa la transparencia corneal. Generalmente suponen un 10-20% de los casos. El éxito del trasplante corneal en el queratocono generalmente supera el 90%. Se retira la córnea enferma y se remplaza por una sana de un donante.

En la gran mayoría de casos se obtiene un injerto corneal transparente (Fig. 5) pero los resultados visuales no son siempre los deseables. Por ello con frecuencia se hace necesaria una corrección óptica adicional con lente de contacto o gafas. También hay que decir que esta cirugía no está exenta de riesgos, especialmente los que se relacionan con el rechazo inmunológico del injerto donante.

Aprender a vivir con la enfermedad

El queratocono no es una patología que conduzca inevitablemente a la ceguera. Con un tratamiento y seguimiento adecuados, y una vez estabilizada la progresión, la mayoría de los pacientes suelen conservar agudezas visuales relativamente aceptables.