Cataratas


Cataratas

Síntomas de la enfermedad

Disminución de la agudeza visual. Otros síntomas pueden ser: visión doble, atenuación de los colores, mala visión nocturna, facilidad para volver a leer sin gafas, mejor visibilidad si está nublado, cambio de prescripción de las gafas cada vez más frecuente.

Causas que provocan esta enfermedad

La edad, enfermedades metabólicas como la diabetes, traumatismos, consumo de corticoides, etc

¿Cuándo es el momento de ir al doctor para su diagnóstico y tratamiento?

Cuando la disminución de la agudeza visual dificulte las actividades cotidianas del paciente. Es un error esperar a que las cataratas “maduren” o que el paciente esté prácticamente ciego, ya que esto le supone una mala visión y por tanto una reducción en su calidad de vida. Además, en casos de cataratas evolucionadas aumenta el riesgo de que la cirugía sea más compleja y, por tanto, aumenta el riesgo de complicaciones operatorias.

Factores o Grupos de riesgo

Fundamentalmente la Edad. Otras: alteraciones metabólicas como la diabetes, miopía, exposición a radiaciones ionizantes, etc.

Preparación de la visita con el doctor

Debe ir acompañado a la visita por si se le tiene que poner gotas para ver el interior del ojo que luego hace que se tenga visión borrosa.

¿Cómo prevenir la enfermedad?

Usar gafas de sol par evitar los rayos ultravioleta (se sabe que pueden producir alteraciones en el metabolismo del cristalino).

¿Cuál es el tratamiento?

El único tratamiento es la cirugía (facoemulsificación o bien cirugía extracapsular en casos muy evolucionados). No hay medicamentos, gotas ni suplementos dietéticos que puedan prevenir o retardar su aparición. Toda cirugía comporta riesgos. Los resultados de la cirugía de la catarata hoy son excelentes, y la recuperación visual rápida y satisfactoria en más del 99% de los casos. No es necesario inyectar ningún fármaco sedante, y es posible operar a prácticamente cualquier persona, independientemente de la edad o enfermedades del paciente. Además se trata de una cirugía sin ingreso y habitualmente con anestesia tópica. Este tipo de anestesia consiste en poner gotas en el ojo antes de operar. Permite una recuperación visual más rápida, y los riesgos de otros tipos de anestesia más invasivos (anestesia general).

Aprender a vivir con la  enfermedad

Hoy en día las personas con cataratas lo que deben de hacer es operarse si su oftalmólogo se lo aconseja.

Cuidados y precauciones tras la operación

En el postoperatorio inmediato no se deben realizar movimientos bruscos ni tocarse el ojo para que no se infecte, ya que está comprobado que los gérmenes que pueden infectar el ojo suelen provenir de los párpados y pestañas del propio paciente, y no tanto del interior del propio paciente puesto que todo el instrumental, cirujano y ayudantes están estériles durante toda la cirugía.

Al día siguiente de la intervención deberá ser revisado por su oftalmólogo. Es normal que aún no vea bien y que note alguna sensación anormal, como por ejemplo que le raspe un poco el ojo (sensación de arenilla) o que tenga el ojo un poco rojo. Se le realizará la cura correspondiente y se le pautará tratamiento con colirios antibióticos y antiinflamatorios.

La siguiente revisión se suele hacer al mes, y en principio notará como va viendo cada vez más claro. Durante esta primera semana es conveniente que duerma con un protector rígido que se le suministrará en la consulta para evitar golpes accidentales durante el sueño.  También debe guardar el reposo oportuno, no agacharse bruscamente ni cargar pesos, así como mantener unas medidas higiénicas básicas. Cualquier duda que presente no dude en consultarla con su médico oftalmólogo que gustosamente le irá informando.

Al mes ya se le pueden prescribir gafas correctoras para visión lejana si es necesario, y para cerca.  Debe saber que actualmente la mayoría de lentes intraoculares son monofocales, un foco para la visión lejana, con lo cual casi siempre va a necesitar gafas para una correcta visión cercana, como lectura de periódico por ejemplo. No obstante, en pacientes que hayan sido operados con implantes multifocales habitualmente se intenta corregir tanto la visión de cerca como la de lejos.

¿Qué síntomas deben alertarme de un posible problema tras la intervención?

Puede que tenga una subida de tensión, sobre todo si se acompaña de náuseas y vómitos. También puede tratarse de una infección intraocular o endoftalmitis.  Ante cualquiera de estos síntomas no dude en ponerse en contacto con su médico oftalmólogo para de ser necesario, instaurar un tratamiento precoz. En cuanto a la incorporación al trabajo, depende en primera instancia del trabajo que se desempeñe, pero suele hacerse al mes de la intervención.  La conducción de vehículos es un tema que también suele ser controvertido, podría conducir a los 15-20 días, pero depende de su caso particular, su médico oftalmólogo le informará debidamente, así como de baños en piscinas y otras actividades.